“Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí; Mi gloria, y el que levanta mi cabeza. Con mi voz clamé a Jehová, Y él me respondió desde su monte santo.” Salmos 3:3-4

Somos hijos de Dios y Jesús nos liberó del poder del miedo en la Cruz. No tenemos que doblegarnos ante el miedo. No debemos permitir que el miedo nos controle, ni nos robe la vida abundante en Cristo. La escritura nos dice en Salmos 23, “Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días. Salmos 23:4-6

¡Dios está con nosotros, y su bondad y amor fiel nos guarda! Sin embargo, el miedo nos priva de la confianza que necesitamos al  caminar por la vida. El enemigo usa el miedo como arma para robar nuestra esperanza, paz y confianza como hijos de Dios. Oramos para que Dios use este manual para equiparlo para caminar en libertad sin miedo.

PASOS PARA LIBERARNOS DEL MIEDO

1. Revelando la oscuridad

Tómese un momento de tranquilidad, lejos de las distracciones, para estar ante Dios. Pídale a Señor que le hable a su corazón y le muestre sus miedos. Es útil anotar sus miedos en un papel o usar “Notas” en su teléfono.

Pídale a Dios que revele (saque a la luz) cualquier mentira que el enemigo le esté diciendo, específicamente en relación con el miedo. Escriba lo que Dios le recuerde.

2. Un corazón honesto

Háblele a Jesús abierta y honestamente sobre sus miedos. Dígale cuáles son esos miedos y qué es lo que  le dice el enemigo sobre ellos. Las Escrituras nos dicen en Salmos 62:8, “Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos; Derramad delante de él vuestro corazón; Dios es nuestro refugio”. Dios nos dice que quiere le digamos todo lo que estamos sintiendo, lo bueno, lo malo, lo feo, los pecados, los miedos, las decepciones, las frustraciones, todo. Ábrale su corazón. Nuestros corazones están a salvo con Él. Él es el refugio que nuestros corazones necesitan desesperadamente en todo momento.

3. Confesión

La confesión es estar en acuerdo con Dios. Necesitamos estar en acuerdo con Dios que las mentiras del enemigo son mentiras. No hay verdad en las mentiras del enemigo, y sin embargo, hemos creído sus mentiras. Estamos en acuerdo con las mentiras del enemigo y necesitamos romper ese acuerdo. Para hacer esto, pídale a Dios que lo perdone por creer las mentiras del enemigo y rompa el acuerdo en el Nombre de Jesús. NOTA: Confiese y ore individualmente por cada mentira que creyó.

4. Sanación

Las mentiras nos lastiman. Las mentiras del enemigo pueden ser extremadamente dolorosas. El enemigo sabe cómo dirigir sus mentiras a esos lugares en nuestros corazones donde pueden causar el mayor de los daños. El enemigo no lo sabe todo, pero conoce nuestro pasado y conoce nuestro presente. Sus mentiras tienen la intención de herirnos y eliminarnos. Necesitamos a Jesús para sanar nuestros corazones del dolor que hemos experimentado con las mentiras del enemigo. También necesitamos a Jesús para sanar nuestros corazones de miedo.

  • Tómate un momento y siéntate en silencio ante Jesús, Dale tu corazón y pídele que te hable y te sane.
  • Oración: Jesús, conoces mi dolor, conoces las flechas del enemigo y cómo hirieron mi corazón. Ven y sáname. Te abro mi corazón y te pido que me sanes. Ayúdame a recibir tu sanación, tu paz y libérame del miedo.

5. Oración de guerra espiritual

El enemigo gana terreno en nuestras vidas cuando creemos en sus mentiras y permitimos que el miedo se arraigue en nuestros corazones. La siguiente es una oración para recuperar el terreno robado por enemigo.

  • Oración para liberación del miedo:

Padre, gracias porque no me diste un espíritu de miedo, sino de amor, poder y una mente sana. Me has llamado de la oscuridad para vivir en Tu luz. Gracias porque el enemigo es derrotado por Cristo y no tiene poder sobre mí. Te adoro a ti y solo a ti como mi Dios, mi refugio, mi fuerza y mi fortaleza. Solo tú eres Dios y no hay nadie que sea tu igual. Eres Rey de reyes y Señor de señores. Te adoro y te exalto. Dios, te traigo mi corazón. Sabes dónde el enemigo me está atacando con miedo y la forma en que  trata de apoderarse de mi corazón con un espíritu de miedo. Me enfrento contra cualquier espíritu de miedo en el nombre de Jesús. Exijo que nos deje a mí y a mi familia en el nombre de Jesús.

Lléname con tu Espíritu y restaura mi alma. Sana del miedo mi corazón, mi mente y mi espíritu. Hazme tener confianza y seguridad en ti. Dios, dame discernimiento para reconocer rápidamente las mentiras del enemigo y enséñame a llevar cautivo todo pensamiento bajo la autoridad de tu Palabra. Gracias porque eres verdad y me conduces a toda verdad. Jesús, gracias por liberarme del miedo. Gracias por sanar mi corazón y mi mente del miedo. Me haces caminar en tu paz, y tu alegría me da fuerzas. Señor, ayúdame a ser luz en mi hogar, mi iglesia y mi comunidad. Llévame a orar por otros y con otros que pueden estar luchando con el miedo. Trabaja en mí y a través de mí para guiar a otros hacia ti.  En el nombre de Jesús, amén.

6. Mantente firme diariamente

El enemigo viene diariamente en contra de los hijos de Dios con sus mentiras, tentaciones, distracciones y ataques a nuestros corazones. Necesitamos saber cuando el enemigo nos está atacando. Las siguientes son formas prácticas de mantenerse firme diariamente en contra el enemigo.

Gálatas 5:1 dice, “Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud”.

  • Alaba a Dios a través de canciones, oraciones y las Escrituras. ¡Reconoce la grandeza de nuestro Dios en nuestros corazones, mentes, palabras y canciones!
  • Pídale a Dios que le dé discernimiento para reconocer rápidamente las mentiras del enemigo.
  • Cuando Dios le muestre una mentira del enemigo, ¡elige rechazarla! No tenemos que enfocarnos en las mentiras, incluso si se sienten muy reales. Podemos rechazar las mentiras del enemigo y elegir la verdad. Pídale a Dios que lo ayude a creer lo que Él dice sobre usted, sobre su vida y sobre Él mismo y no lo que el enemigo de está diciendo.

“Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” (2 Corintios 10:3-5)

  • Memorice un versículo en el que pueda centrarse cuando el enemigo lo esté atacando con el miedo. (Hay una lista de versículos a continuación)
  • Un corazón honesto: sé honesto con Dios y contigo mismo acerca de cómo te sientes. En lugar de tratar de ignorar sus sentimientos, dígale a Jesús cómo se siente y pídale que le dé Su paz, Su consuelo y Su esperanza.
  • Identidad en Cristo: lea en voz alta “Identidad en Cristo”, que se encuentra a continuación y recuerde quién es usted en Cristo.
  • El nombre de Cristo: ¡hay poder en el nombre de Cristo! Cuando te sientas atacado por el miedo, ora en voz alta: “Lucho contra un espíritu de miedo, en el nombre y la autoridad de Jesús, y te exijo que te vayas, en el Nombre de Jesús”. Después de esta breve oración, ¡pasa unos minutos alabando a Dios, leyendo las Escrituras y agradeciendo a Jesús por quién Él es!

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”. (2 Timoteo 1: 7)

  • Nuestras palabras: Pronuncie palabras que edifique nuestra fe y no nuestros miedos. Hable palabras que den vida y se basen en las Escrituras.

7. Nuestras familias

Podemos ser una fuente de fortaleza para nuestras familias o podemos permitir que nuestros miedos se conviertan en sus miedos.

  • Padres de niños pequeños: guarden lo que digan frente a sus hijos. Ellos están escuchando lo que ti dices, lo que dicen las noticias y lo que dice la radio. Hable con sus hijos y permítale que le expresen sus miedos. Ore por ellos y aliéntelos a través de las Escrituras y su propia fe.
  • Padres de adolescentes: sus adolescentes lo están observando y escuchando cómo responde al miedo. Hable con su hijo y permítale compartir sus miedos con usted. Puede orar por ellos, con ellos y compartir esta información con ellos.

8. ¡Sé la luz!

Lee el Salmo 3:1-8. Este salmo nos dice lo que David, el escritor del Salmo 3, experimentó cuando trajo su corazón a Dios y permitió que Dios lo liberara del miedo.

  • David tenía un “corazón honesto” y le dijo a Dios cómo se sentía. (vs. 1)
  • Las mentiras del enemigo fueron expuestas. (vs. 2)
  • David creía que Dios era su refugio: su protector y escudo. (vs. 3-4)
  • David tomó la decisión de hacer de Dios y la gloria de Dios su prioridad. (vs.3)
  • Dios le dio a David confianza y libertad del miedo. (vs. 5-7)
  • Dios movió a David de un enfoque interno en el miedo a un enfoque externo en Dios y en los demás. (vs.8)

Cuando experimentamos liberación del miedo, impacta a quienes nos rodean, como nuestra familia, amigos, compañeros de trabajo, vecinos y personas que conocemos todos los días y que también necesitan liberación. Pídale al Espíritu Santo que lo guíe y lo unja para que sea luz para todos los que lo rodean.

“Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz”. (Efesios 5: 8)

“Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”. (Mateo 5: 14-16)

ESCRITURAS

“Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: !Abba, Padre!” (Romanos 8:15)

“Bendeciré a Jehová que me aconseja; Aun en las noches me enseña mi conciencia. A Jehová he puesto siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido”. (Salmo 16:7-8)

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”. (2 Timoteo 1:7)

“En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor”. (1 Juan 4:18)

“Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo”. (Isaías 41:13)

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas”. (Josué 1: 9)

“Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos”. (Sofonías 3:17)

“Busqué a Jehová, y él me oyó, Y me libró de todos mis temores”. (Salmo 34: 4)

MI IDENTIDAD EN CRISTO

  • Soy un hijo de Dios. (Juan 1:12)
  • ¡Soy una nueva creación! Se me ha dado una nueva vida en Cristo. (2 Corintios 5:17)
  • Soy santo. (Efesios 1: 1)
  • Soy rescatado del dominio de la oscuridad y trasladado a Su Reino. (Colosenses 1:13)
  • Soy ciudadano del cielo. (Filipenses 3:20)
  • Soy libre para siempre de la condenación. (Romanos 8: 1-2)
  • Soy amigo de Cristo. (Juan 15:15)
  • Soy hecho asombrosa y maravillosamente. (Salmo 139: 14)
  • Estoy bendecido y rodeado por el favor de Dios. (Salmo 5:12)
  • Ya no estoy controlado por la naturaleza pecaminosa sino por el Espíritu de Dios. (Romanos 8: 9)
  • Estoy ungido, sellado y el Espíritu está en mi corazón. (2 Corintios 1: 21-22)
  • Soy nacido de Dios y el maligno no puede tocarme. (1 Juan 5:18)
  • Soy la obra de Dios, creada para buenas obras. (Efesios 2:10)
  • Soy victorioso sobre el enemigo porque el Señor me ha dado su autoridad. (Lucas 10:19)
  • Soy comprado por un precio y pertenezco a Dios. (1 Corintios 6: 19-20)
  • Soy amado por Dios. (Juan 3:16)
  • Soy santo y sin mancha a la vista de Dios. (Efesios 1: 4)
  • Soy elegido. (Efesios 1: 4)
  • Ya no soy esclavo, soy hijo de Dios, y Él me hizo Su heredero. (Gálatas 4: 6-7)